El pasado miércoles supe que después de más de 30 años de Historia, cerraban los Cines Mantería. Enseguida me sentí un poquito triste. Puede que no haya sido una usuaria habitual de las salas, pero saber que uno de nuestros cines ha cerrado, siempre se siente como perder un trocito de ocio y de espíritu de la ciudad.

cines manteria pucelaproject

Suelo pasar a menudo por delante de los Cines Mantería. Siempre fue un cine pequeñito, pero recuerdo la primera vez que entré en él: yo era muy pequeña, sus escaleras brillaban, y el cartel  de los cines me hizo pensar en los bulevares de Nueva York. Quizá fue alguna película de dibujos animados la primera que ví. No lo recuerdo. Pero la sensación que tuve al entrar en esa sala pequeñita, fue la de estar casi en casa, pero con la diferencia de compartir la película con desconocidos.

Algunos días, pasaba por ahí y veía las colas de gente comprando las entradas, cosa que con los años se empezó a ver mucho menos. Podemos echar la culpa a la industria del cine, a las aperturas de los centros comerciales con cine,  internet o que simplemente los tiempos han cambiado. Podemos echar la culpa a estas cosas, lamentarnos o quedarnos con los buenos recuerdos y luchar por las pequeñas salas que aún tenemos en la ciudad. Acudir más que nunca a los Cines Roxy, hermanos gemelos de los Mantería, que sobreviven a pesar de la dificil situación que viven.

Desde aquí, nos despedimos de los Cines Mantería, no sin antes agradecer los buenos ratos, y la luz que siempre le dieron a una de las calles más famosas de Valladolid. Hasta siempre.

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.