Wuthering Heights (Seminci)

Por Javier Martín-Caro

Cumbres Borrascosas, tormentoso ejercicio de estilo.

Wuthering Heights, el último largometraje de la directora de Fish Tank, es una nueva adaptación del clásico de Emily Brontë Cumbres Borrascosas.

Sorprendentemente rodada en formato 4:3, la película es un excelente ejercicio cinematográfico que se resiente ligeramente en un final un tanto alargado.

Aunque no precise presentación, Cumbres Borrascosas sigue los pasos de Heathcliff, que por primera vez es interpretado por un actor negro, en su tormentosa relación con Catherine, la hija del hombre que lo acoge en su casa. Una historia de amor frustrado y venganza.

Andrea Arnold pone la cámara siempre buscando a Heathcliff, con numerosos planos subjetivos y un gusto por los pequeños detalles que satisfarán a los amantes de la obra de Brontë pero harán bostezar a más de uno. No hay prácticamente diálogos en el tercio inicial de la película.

La contenida ausencia de banda sonora -sólo una canción de Mumford and Sons, al final- es una sabia decisión que permite al espectador centrarse en el sonido del viento y la lluvia desplomándose junto a su protagonista.

La elección del formato de rodaje, aunque chocante, permite que la cámara se centre en lo importante, transmitiendo la angustia de su personaje principal. Se trata de una película sucia y húmeda, incómoda.

Cathy, un papel que en principio iba a interpretar Natalie Portman, resulta creíble gracias al trabajo de Kaya Scodelario, aunque el mejor trabajo de la función corre a cargo de James Howson, que interpreta a Heathcliff.

Privada de un dramatismo lleno de artificios, Cumbres Borrascosas es una personalísima adaptación que gustará y será odiada a partes iguales. Pero, si dejamos que el viento agite nuestros cabellos, se trata de una experiencia difícil de olvidar.

Wuthering Heights tuvo una gélida acogida en el pase matinal del Teatro Calderón, pero debería cosechar algún premio en el palmarés de esta Seminci.

Calificación: 8.5/10

Please follow and like us:

Sobre El Autor

Con los años he ido apreciando los pequeños detalles de Valladolid y me he dado cuenta de que hay muchas cosas por descubrir, pero sin olvidar que también hay mucho por mejorar y que es necesario hablar de ello.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.